Vini Peccatum. La inauguración esperada